Presidente ANIP, columna de opinión: Realidad laboral de los científicos jóvenes en Chile.

Una de las aristas que tiene hoy en día la llamada “crisis” de la ciencia chilena es la realidad laboral de los investigadores y científicos jóvenes. La situación de precarización laboral por la cual están pasando los investigadores en Chile va desde la no contratación, el retraso en el pago de remuneraciones y los bajos sueldos, hasta el abandono de la carrera de investigación por falta de oportunidades laborales.

En este marco, la Asociación de Investigadores en Postgrado, ANIP-Chile, realizó la primera Encuesta de Inserción de Investigadores Científicos con el objetivo de tener información que permita generar propuestas para definir políticas científicas de mediano y largo plazo que solucionen efectivamente este problema.

De los resultados de esta encuesta sobre inserción laboral, que considera un total de 744 respuestas consideradas válidas, tenemos que un 23.3% de los encuestados no tiene trabajo. Aunque no es lo mismo decir que hay un 23.3% de desempleo en este grupo, sí es una cifra preocupante, considerando que el número de investigadores totales se incrementó en un 7,7%, llegando a 8.175 personas en 2015 [1]. Entrando en detalle, si relacionamos esto con el tiempo que tardaron los encuestados en encontrar empleo según su especialización, un 56% para investigadores con Magíster, un 62% con grado de Doctor y un 67% de los investigadores con postdoctorado encontró trabajo en menos de 6 meses. Sin embargo, existe alrededor de un 12% en todos los casos consultados que busca y no encuentra empleo. Esta cifra es alrededor del doble del promedio de desempleo nacional de los últimos 3 años (2014 a 2016): 6.4%, según cifras del INE.

Respecto de la situación de informalidad contractual y flexibilidad laboral, al consultar sobre el número de horas de trabajo a la semana versus el tipo de contrato que mantiene con su empleador, encontramos que existe una gran cantidad de contratos a honorarios (32%). Por otro lado, un 15.4% de los trabajos se realiza bajo un acuerdo de palabra, ad honorem, sin contrato, o bajo un contrato de trabajo por obra. El 49,6% de los encuestados trabaja entre 37 y 45 horas a la semana.

Estos elementos abren el debate respecto de cómo solucionar al mediano plazo los problemas actuales sobre el trabajo de los investigadores jóvenes. Un elemento interesante a discutir con la generación del Ministerio de Ciencia y Tecnología es la Estrategia Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, en la cual es imprescindible considerar la generación de una carrera científica, la cual ha traído muchos frutos en países vecinos como Argentina y Brasil.

En este marco, proyectando a futuro cómo Chile camina hacia un aumento en la formación de investigadores, y considerando que se estima que en los últimos 3 años el financiamiento de becarios en el extranjero ha subido un 38%, es necesario discutir sobre las formas que tienen los investigadores financiados por el Estado para retribuir al país. Ello pues se observa que al 22.5% de los encuestados su financiamiento lo obliga a volver a Chile sin tener una posibilidad real de insertarse laboralmente en un trabajo adecuado a su nivel de especialización. Por otro parte y como consecuencia de esto, los encuestados manifiestan que esto les hizo perder alguna afiliación.

Referencias

  1. www.emol.com/noticias/Economia/2017/01/30/842436/Inversion-en-ID-en-Chile-sube-44-pero-todavia-es-la-mas-baja-de-los-paises-OCDE.html.

Fuente: Chile Científico

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *